Hipnótica

Martes 11 de Mayo de 2010.

Clase de Curso Diagnóstico por Imágenes.

Tema: Ecografía de las glándulas Salivales.

Aula 5 Facultad de Odontología de La Plata.

Claustro silencioso, luces apagadas y la proyección intermitente de Imágenes Anecoicas, Hipoecoicas e hiperecoicas de órganos alojados en la cavidad craneana.

Un puntero láser señala las estructuras y una voz grave relata los acontecimientos que se suceden tras el relampagueo que interrumpe la tenue luz que se refleja en las pupilas de los espectadores en cada cambio de diapositiva.

-Poesía… (me digo)

De repente Negro, fin de la proyección, Luces.

Chirriar de sillas que se arrastran, toses, libros y cuadernos que se cierran, voces que se mezclan y yo…reacciono.

Cierro la boca, pestañeo dos, tres veces rápidamente, corrijo la postura, guardo la lapicera dentro del espiral del cuaderno y busco mi bolso.

Soy la última en salir, en el corredor, el sol que se refracta en huellas de gotas de la última lluvia en los ventanales me arruga la frente y me achica los ojos (más todavía).

Tomo la calle, la vereda del sol y emprendo el camino a casa, alguien me saluda creo, no se, como seguí caminando es tarde para voltear y la bocina prolongada de un 206 me trae completamente a la realidad…cierto, semáforo en verde, gesto de disculpas, el conductor me enseña el pulgar, marcha atrás y de vuelta a la vereda.

Ahora si, miro la hora en mi celular ya estoy de vuelta.

No es la primera vez que me ocurre, siento una preocupante atracción hacia los hombres que imparten algún tipo de conocimiento, cualquiera sea la índole.

El hecho particular se presenta cuando un varón se para frente a mi hablando con seguridad, convenciéndome con ademanes enérgicos, contando con pasión el mecanismo de la materia en cuestión. Profundamente comprometido con sus creencias, poniendo el cuerpo al servicio del relato, representando…

Esta más allá de mi, no lo manejo, caigo en un trance, he aprendido asi a lo largo de mi vida cosas tales como: Posiciones tácticas defensivas en el fútbol, entendí la ley de offside, puedo creo hasta dibujar un cigüeñal, diagnosticar problemas de lubricación, chasis, suspensión, aprendí de programación, terminé por asistir incluso a una clase de king boxing y me paré descalza frente a la bolsa (descubrí que no era lo mío luego de de que ésta me diera mi merecido) y todo sin mencionar cuanto de ciencia, poesía, historia, economía y arte fui incorporando alienada.

En estado de fascinación.

Afortunadamente el efecto desaparece a minutos de haberse retirado el estímulo y los conceptos adquiridos son asimilados y fijados con exquisita precisión.

Todos tenemos una debilidad ¿no?

Anuncios